Home / Artículo / opinión / El mundo invisible

El mundo invisible

Todas las mañanas me despierto cuando sale el sol. es difícil continuar durmiendo en la acera con tanta luz. Lo primero que hago es rebuscar en mi abrigo a ver si me quedó algún trozo de pan de la beneficencia de la cena. Lo tengo que mirar por que casi nunca soy consciente de lo que ocurrió la última noche.

A continuación deambulo por el barrio abriendo los contenedores y miro por si hay algo interesante. Al principio me daba vergüenza, ahora ya no. Ya sé que soy invisible.

Cuando me canso me siento en la esquina de la droguería y extiendo la mano. Alguna vez ha caído alguna moneda, creo. Se me olvida pronto por el vino que voy a comprarme con ella.

Hay días que me levanto furioso con la vida e increpo a los transeúntes del barrio con los que me cruzo. La mayor interacción que recibo es una mirada de asco desde la otra acera.

Cuando estoy sobrio me doy cuenta de lo fea que tiene la cara la vida, y lloro. Todos a mi alrededor rodean el cartón donde duermo mientras lo hago. Así me di cuenta que era invisible.

Cuando anochece mi estómago ruge, y no me queda más remedio que acudir a la casa de la beneficencia. Aquel es un lugar extraño, las personas que me sirven la bazofia de mi bandeja me sonríen con la cara de los maniquís que veo tras los escaparates. La mayoría son funcionarios de servicios sociales para los que también, por supuesto, soy invisible.

El resto de personas que se sientan junto a mí en la mesa también son invisibles, para los funcionarios, para mí, para ellos mismos. Unos cenan en completo silencio. Otros, hablan con las voces de su cabeza para no perder la cordura, o porque ya la han perdido del todo.

Otros, como yo, beben a escondidas de un brick de vino para alejarse todo cuanto puedan de aquel lugar.

Es curioso como con unos sentidos podemos percibir al prójimo. Nos vemos, nos oímos, nos olemos. Sin embargo muchos estamos al otro lado del velo de la realidad, como la imagen que se proyecta en una pantalla de cine.

Espero que algún día la ciencia descubra el modo de acceder a estas dimensiones paralelas.

Espero que algún día alguien abra el portal dimensional que permita mirar a través de los sentidos, y deje de ser invisible.

11 comments

  1. How to get without a doctor prescription http://www.adpdirectltd.co.uk/wp-docs/pharmacy/index-60.html buying without insurance.